Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Sabías que hay diferentes tipos de barreras para parking? Si, actualmente hay diferentes barreras entre las que podemos elegir, aunque en un principio nos pueda parecer que todas son iguales.

Antes de entrar en detalles, queremos dejar claro que las barreras de control de vehículos son la opción perfecta para las comunidades, empresas y parkings que quieren controlar los accesos. A pesar de su nombre, no solo sirven para controlar los vehículos que acceden a un parking, también son muy útiles para las fábricas, puertos, aeropuertos, almacenes, autopistas… realmente tienen muchos usos. Eso sí, no todos los modelos son aptos para todo tipo de situaciones. Siempre hay que elegir el tipo perfecto para disfrutar de una buena experiencia.

¿Qué es una barrera automática?

Si estás buscando una barrera automatizada, es esencial que antes de comprarla comprendas su definición y los diversos tipos disponibles para poder ajustarla a tus necesidades.

Desde un enfoque técnico, una barrera automatizada consiste en una varilla metálica móvil sostenida por un sistema mecánico fijo que puede restringir el acceso o la salida de vehículos en movimiento en un área determinada. Existen varios tipos de barreras automatizadas, desde las comúnmente utilizadas en aparcamientos privados hasta las más sofisticadas que limitan el acceso de vehículos industriales.

Es importante destacar que no hay una longitud máxima establecida por ley para las barreras automáticas. Estas pueden ser personalizadas según las necesidades y el espacio disponible. En términos simples, una barrera automatizada diseñada para restringir el paso de vehículos se adapta a las dimensiones del área preexistente, asegurando una división óptima entre el carril de entrada y salida de la zona en cuestión. Entre los diversos modelos disponibles, el más comúnmente utilizado abarca una distancia de ocho metros lineales.

Tipos de barreras automáticas

Si analizamos el catálogo de barreras automáticas de Metalblinds.es podemos darnos cuenta de que actualmente hay diferentes opciones entre las que podemos elegir. Dependiendo del trabajo que vaya a realizar se deberá optar por una opción u otra. Vamos a mostrarte las más importantes para que te sea más fácil tomar la decisión.

Barreras de parking

Son las barreras más comunes y las que podemos ver por ejemplo en zonas donde hay parkings o recintos privados. Dependiendo de su funcionamiento podemos definirlas como barreras mecánicas o electromagnéticas. Son una opción realmente interesante para uso moderado, recordando que no son super rápidas porque su trabajo no se lo exige.

Dentro de este grupo podemos encontrarnos diferentes barreras según la longitud del brazo. Te mostramos las más importantes:

  • Barrera de parking de brazo recto: podemos decir que es la opción más común y la que podemos encontrar normalmente en los parkings. La barrera puede tener diferentes longitudes, pero normalmente se encuentra entre los 3 y los 6 metros. Son una gran opción en las zonas donde no se necesita un requerimiento específico, es decir, cuando con un brazo sencillo es más que suficiente. En caso de que la longitud sea superior a los seis metros siempre es necesario poner un brazo que sujete la barrera cuando esté cerrada.
  • Barrera de parking de brazo telescópico: realmente es como la barrera de brazo recto, pero con la diferencia de que la misma cuenta con varios tramos. Para abrir la barrera, lo que hace la misma es introducir unos tramos en otros para conseguir una regulación de su longitud. Se presentan como una buena opción en las zonas en las cuales hay diferentes requisitos de acceso o también para las instalaciones donde las condiciones pueden cambiar cada cierto tiempo.
  • Barrera de parking de brazo acodado: es un tipo de barrera que se suele usar principalmente en los parkings subterráneos. Gracias a su diseño, la misma se puede usar en sitios donde el espacio en altura no es demasiado grande. Por supuesto hace muy bien su función, permite el acceso a los vehículos para mantener el control. Dentro de este grupo podemos encontrar brazos que se sitúan en diferentes ángulos, aunque el más usado es el brazo de 90 grados.

Barreras de uso intensivo

En muchas ocasiones reciben el nombre de barreras rápidas. Se usan en sitios donde se abre y cierra mucho la barrera. Para que te hagas a la idea, se suelen usar mucho en las fronteras y sobre todo en los peajes. Estas barreras no se suelen estropear con el uso y son rápidas para agilizar el tráfico. En la gran mayoría de ocasiones suelen optar por un sistema electromagnético de accionamiento del brazo, el cual va acompañado de motores eléctricos sin escobillas. Aunque hay diferentes variables dentro de esta opción.

Ahora que ya conoces los principales tipos de brazos, seguro que te será mucho más fácil saber qué opción encaja mejor con lo que necesitas. Lo importante es que una vez instalado, el control de los vehículos sea sencillo. Si tienes dudas, puedes ponerte en contacto con los expertos de Metal Blinds y ellos te asesorarán sin ningún tipo de compromiso.

¿Cuáles son las principales ventajas de las barreras automáticas?

Si estás pensando en poner una barrera automática, es recomendable entender completamente lo que puede ofrecerte. Para lograrlo, es inteligente analizar los beneficios que este dispositivo puede brindarte.

En primer lugar, las barreras automáticas se diseñan para regular el tráfico de vehículos que entran o salen de una empresa o área privada. Gracias a un posicionamiento bien definido, puedes determinar con precisión el flujo de vehículos, lo que garantiza un mayor control y, sobre todo, reduce la posibilidad de accidentes no deseados.

Otro punto a considerar es el control remoto. Con un sistema de barrera automatizada, tienes la opción de gestionar tu sistema mediante un control remoto dedicado. Esta característica te permite administrar de manera más eficiente tu tiempo y evitar accesos no autorizados.

La compatibilidad con dispositivos de terceros es otro aspecto destacado de este tipo de instalaciones. Además del control remoto, puedes interactuar con la barrera automatizada utilizando cámaras de vídeo, sensores de movimiento y otros accesorios ideales para la seguridad.

En cuanto a las dimensiones y materiales, las barreras automáticas pueden variar en longitud y material. Esto te permite adaptar la barrera a tus necesidades específicas y al lugar donde se instalará, asegurando el cumplimiento máximo y optimizando los espacios disponibles.

Finalmente, la iluminación nocturna es una ventaja adicional de las barreras automáticas en comparación con las barreras o portones tradicionales. Puedes incorporar luces LED de bajo consumo para iluminar la entrada y salida, aumentando así la seguridad del área y mejorando la visibilidad durante las maniobras de paso.

Mantenimiento de las barreras automáticas

Mantener regularmente un sistema con barreras automatizadas es crucial para su correcto funcionamiento. Necesitas realizar controles periódicos en la varilla y el motor para prevenir bloqueos y problemas de mal funcionamiento. Además, debes prestar atención al desgaste, ya que una falta de mantenimiento adecuado puede generar responsabilidades en caso de accidente.

Afortunadamente, las barreras automáticas están construidas con materiales y componentes de alta calidad, lo que te brinda tranquilidad durante muchos años. No obstante, es una práctica recomendable cuidar el sistema para asegurar un rendimiento óptimo y reducir la posibilidad de bloqueos durante su uso. Recuerda que un mantenimiento adecuado prolongará la vida útil del sistema y garantizará su eficiencia a lo largo del tiempo.